Los desafíos de la sexualidad en la tercera edad

Por Bernardita Ortíz

Reporteado por María Jesús Cardemil y Favian Pravia

 

La vejez ya no es la misma que antes. Los mayores tienen una mayor esperanza de vida, algunos hacen deporte, otros trabajan, y algunos incluso socializan y se emparejan gracias a las redes sociales, algo impensado para ellos en su juventud.

 

Sin embargo,  todavía llegar a la tercera edad es todo un logro. La dificultad en hacer las tareas domésticas complican las cosas. Se viene todo encima, hay achaques, enfermedades y se siente el paso de los años. Algunos llegan emparejados, y otros se han ido quedando solos. Mas, la afectividad no cambia.

 

Pensar en tener sexo para muchos está fuera de su alcance, pero para otros no.

Algunos abuelitos descartan detener su vida sexual y, motivados por la pasión, se han inmerso en la variedad de productos y especialistas que existen para mantener vivo su deseo sexual.

Según la Organización Mundial de la Salud, Chile es el segundo país con mayor esperanza de vida en Latinoamérica -después de Costa Rica- y se ubica en el primer lugar entre los países de Sudamérica. Las mujeres tienen una expectativa de vida de 82,4 años y los hombres de 76,5. ¿Cómo se vive la sexualidad y la afectividad a esta edad? ¿Es posible?

 

Existen especialistas que acompañan a personas mayores para disfrutar y mejorar su vida íntima. La terapeuta y sexóloga Karen Figueroa, asegura que a pesar de que la sexualidad se disfruta de igual manera en la tercera edad, son los problemas asociados a la salud los que dificultan mantener relaciones de igual forma que en la juventud.

 

La disfunción eréctil, también conocida como impotencia, se puede presentar a cualquier edad, aunque es más usual en hombres maduros. Consiste en ser incapaz de obtener y/o mantener una erección, para poder completar una relación sexual. Sus causas son variadas, entre ellas: problemas al corazón, fármacos para tratar la presión arterial, antidepresivos. Factores psicológicos como ansiedad, depresión, estrés. Hábitos poco saludables, exceso de alcohol, cigarrillos y sobrepeso.

 

Según Rafael Jara, médico geriatra de la Universidad de Chile, otra de las enfermedades más comunes, después de los 60 años y que puede provocar alteraciones en la vida sexual masculina, es la diabetes. La cual insensibiliza partes del cuerpo. El especialista asegura que el alcohol y el tabaco también perjudica el rendimiento.

 

Por el lado de las mujeres mayores, según la Escuela de Medicina de la UC, la disfunción sexual femenina se entiende actualmente como “descontento o insatisfacción en cualquier aspecto de la experiencia sexual, ya sea emocional, física o relacional”. Esta se presenta normalmente después de la menopausia. El geriatra de la Universidad de Chile, Rafael Jara, menciona que esto junto la andropausia son algo relacionado a enfermedades.

 

Autores
Señal 1 Señal 2
Top